Skip to content

¿Cómo usar la tecnología para prevenir amenazas a la seguridad?

fepsu-tecnologia-seguridad

La tecnología puede ser una herramienta al servicio de la protección del espacio público de amenazas a la seguridad, siempre y cuando su implementación esté centrada en las personas y promueva la cooperación entre distintos actores. Esta fue una de las conclusiones del segundo seminario anual del proyecto PRoTECT, organizado por el Foro Europeo de Seguridad Urbana (Efus). En FEPSU os compartimos algunos de los principales temas que se trataron en este seminario.

El evento se celebró a través de tres conferencias web que abordaron las herramientas desarrolladas por este proyecto europeo. En su organización participaron el Instituto Holandés de Tecnología, Seguridad y Protección (DITSS), el Centro de Estudios de Seguridad (KEMEA) del Ministerio de Protección Ciudadana de Grecia y la Organización Holandesa para la Investigación Científica Aplicada (TNO), además de Efus. El objetivo de estos encuentros era ayudar a las autoridades locales a evaluar y seleccionar las soluciones de prevención más adecuadas para hacer frente a los retos que se presentan en sus contextos específicos. 

Un desafío para las ciudades

Uno de los principales desafíos para las ciudades y sus autoridades es la selección e implementación de las tecnologías apropiadas para las necesidades específicas de su territorio. Sobre todo por los obstáculos legislativos y administrativos que pueden impedir que estos sistemas puedan llevarse a cabo. La adopción de tecnologías relevantes y eficientes, por lo tanto, queda en manos del trabajo conjunto entre autoridades locales, academia y sector privado. 

Otro factor clave en una correcta implementación de estos mecanismos es la exploración de soluciones centradas en las personas, para reforzar la seguridad en las ciudades. La tecnología se debe entender como un acompañamiento a una gama de soluciones complementarias, pero en ningún caso como una “solución mágica” a los problemas que se generan en el espacio público

En este sentido, las autoridades locales deben capacitar a su personal para que coopere con las comunidades y empresas locales a fin de identificar actividades sospechosas en cualquier espacio público local. De hecho, las autoridades locales necesitan la contribución de los ciudadanos para informar cualquier cosa que genere inseguridad, por ejemplo, un artículo desatendido o alguien que actúe de manera sospechosa. Otro aspecto humano importante es que una tecnología o un equipo de protección elegido, obviamente, no debería terminar creando más sentimientos de inseguridad entre el público, como puede llegar a pasar si no se pone en el centro a las personas.

La cooperación, un valor necesario

Pero para poder llevar este conocimiento sobre las tecnologías hacia las personas y crear una percepción de seguridad, tanto entre las autoridades locales como entre la ciudadanía misma, es necesaria más que nunca la cooperación. El intercambio de buenas prácticas es un factor muy relevante a la hora de aplicar soluciones en distintos contextos. 

Sin embargo, a pesar de los mecanismos existentes de cooperación y coordinación, sigue siendo un desafío para las ciudades mantener una colaboración fluida e intercambios de información entre las partes interesadas, debido a una serie de razones que van desde marcos regulatorios, procedimientos operativos y culturas de trabajo divergentes. Estas diferencias solo se pueden resolver si se realiza un trabajo profundo de sensibilización, tanto de la población como de las autoridades locales, y si se refuerza el trabajo colectivo con un abanico aún más amplio de actores. 

Sensibilización y trabajo colectivo para una mejor prevención

El Plan de Acción y el documento de trabajo sobre Buenas Prácticas para Apoyar la Protección de los Espacios Públicos de la UE establecen que la coproducción de la protección del espacio público es clave, particularmente en el contexto del terrorismo. Además de la sensibilización y la capacitación de las autoridades locales y regionales, es importante también la cooperación de estos estamentos con el sector privado para la prevención de posibles amenazas. Por otro lado, también es necesaria una mayor cooperación entre los distintos niveles en la toma de decisiones: local, regional y nacional.

Hoy en día es urgente involucrar a una amplia gama de partes interesadas de las instituciones públicas a nivel local, nacional y europeo y del sector privado para una buena prevención de las amenazas a la seguridad en el espacio público. En el marco de la UE existen diversas plataformas para favorecer esta cooperación, como la financiación dirigida a través de proyectos específicos de la UE, foros de profesionales y operadores, y el Centro de recursos de comunicación e información de la UE para administraciones, empresas y ciudadanos

A las tres conferencias web del proyecto PRoTECT asistieron más de 100 personas: representantes de las autoridades locales europeas y los organismos encargados de hacer cumplir la ley, expertos, profesionales de la seguridad y otras partes interesadas a nivel nacional y europeo de once países europeos (Bélgica, Francia, Alemania, Grecia, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumania, España, Suiza y Reino Unido).

En la web de Efus encontrarás el programa detallado, la lista de ponentes y los vídeos de cada uno de los tres seminarios de PRoTECT de julio de 2020. Si quieres conocer más sobre este proyecto europeo, visita la web de FEPSU

Compartir

Hazte miembro

Para acceder a las diversas actividades y servicios que realizamos

Escríbenos para obtener más información

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe noticias sobre las actividades que realizamos